¿Cómo ser mujer cuando eres mamá?

Ésta pregunta sonará un poco ilógica, porque obvio que sí somos madres somos mujeres, pero a veces parece que esos dos roles se vuelven incompatibles.

Cuando nos convertimos en madre solemos dejar a un lado nuestras necesidades por atender a nuestros hijos, lo cual es comprensible porque ellos nos necesitan y dependen de nosotras, pero es un tremendo error, porque antes, durante y después de ser mamás somos mujeres. Atendernos y dedicarnos tiempo a nosotras mismas no nos hace malas madres, al contrario  nos hace mejores porque una mamá feliz es un hijo feliz.

Pero decirlo es muy fácil… la realidad es otra cosa. Los primeros meses del bebe son agotadores, nos estamos acostumbrando a una nueva rutina, cada bebe es diferente y por ende tiene necesidades diferentes y lo que le funciona a uno puede que no le funcione a otro. Así que nuestro tiempo es básicamente solo para ellos. A medida que van creciendo, se requieren otras atenciones, tiempo y más energía y así vamos dejando de lado nuestras motivaciones personales.

Claro no todas las mamás somos iguales, pero la gran mayoría han pospuesto muchas cosas por sus hijos, y no es que nos quejemos, pero lo cierto es que si no dedicamos tiempo a nosotras las consecuencias pueden ser negativas, podemos caer hasta en una depresión, llegar a tener baja autoestima, aislarnos e incluso tener problemas de salud.

No se trata de que vamos a descuidar a nuestros hijos pero si de que debemos prestar más atención a nosotras mismas. Ahora bien ¿Qué podemos a hacer para no perdernos en el camino?

  • Tomar tiempo para ti. Buscar espacios dentro de la rutina solo para nosotras.
  • Practicar algún hobby. Hacer manualidades, tejer, pintar, escribir, escuchar música, hace cualquier cosa que te relaje y te haga feliz.
  • Arréglate para ti y no por los demás, mimate y hazlo por que te hace feliz y no para complacer a otros. Cambia el look, maquíllate, arréglate las uñas, cambia el color de tu cabello o cortártelo.
  • Cambia tu armario, compra prendas nuevas, mírate al espejo y ve lo hermosa que eres.
  • Comparte con tus amigas. Las amigas siempre serán una gran red de apoyo cuando sientas que ya no puedes más, sal y toma un café, ríe y habla de cosas triviales.
  • Lee un libro o ve una película. Si no puedes salir sola muy seguido puedes leer un libro o ver una película, además de que estarás aprendiendo y disfrutando, tu salud mental te lo agradecerá.
  • Si sientes que estás saturada y que vas a explotar o a tocar fondo en cualquier momento, busca ayuda profesional. A veces habar con un terapeuta te ayuda a ver situaciones que no nos dejan avanzar.

Finalmente disfruta de la vida y de tus hijos sin culpas, ni remordimientos. El ser mamá no supone el fin de la etapa de mujer, al contrario es el inicio de una versión mejorada de ti misma.

Ser madre no es fácil, pero sin duda alguna es lo más hermoso que nos puede pasar, porque enaltece nuestra belleza interna y externa.

Se despide con cariño

Vanessa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s